Todo aquello que siente, conoce, quiere y tiene la facultad de desarrollarse es celestial y divino, y por esta razón tiene que ser inmortal.

Todo aquello que siente, conoce, quiere y tiene la facultad de desarrollarse es celestial y divino, y por esta razón tiene que ser inmortal.


Related Posts



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *