Si exagerásemos nuestras alegrías, como hacemos con nuestras penas, nuestros problemas perderían importancia

Si exagerásemos nuestras alegrías, como hacemos con nuestras penas, nuestros problemas perderían importancia


Related Posts



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *