El peor de los infiernos: ¡el mío! Ahora sé que existe y que se constituye por todos mis sufrimientos e incuba el más fatídico veneno: ¡la falta de esperanza!

El peor de los infiernos: ¡el mío! Ahora sé que existe y que se constituye por todos mis sufrimientos e incuba el más fatídico veneno: ¡la falta de esperanza!


Related Posts



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *