El amigo ha de ser como la sangre, que acude luego a la herida sin esperar a que le llamen

El amigo ha de ser como la sangre, que acude luego a la herida sin esperar a que le llamen


Related Posts



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *