Cuando sientas miedo y no tengas un hombro en el que apoyarte, no te hundas en la soledad, pues si lo haces fracasarás.

Cuando sientas miedo y no tengas un hombro en el que apoyarte, no te hundas en la soledad, pues si lo haces fracasarás.


Related Posts



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *