Cuando estés triste, recuerda que la tristeza sólo alimenta al dolor y nos lleva a la decepción para después ahogarnos en nuestras penas y llorar por amores que sólo nos traen la tristeza y la euforia de recordar aquellos momentos de puro dolor y decepción.

Cuando estés triste, recuerda que la tristeza sólo alimenta al dolor y nos lleva a la decepción para después ahogarnos en nuestras penas y llorar por amores que sólo nos traen la tristeza y la euforia de recordar aquellos momentos de puro dolor y decepción.






¿Por qué la tristeza es la encargada de decirme cada día que no estoy listo para vivir aquí, si este lugar lo invade una tristeza, que solamente los que se dan el tiempo de ver las cosas como son saben lo que realmente este mundo está triste?

¿Por qué la tristeza es la encargada de decirme cada día que no estoy listo para vivir aquí, si este lugar lo invade una tristeza, que solamente los que se dan el tiempo de ver las cosas como son saben lo que realmente este mundo está triste?



Me esforcé todo lo que pude, pero tu amor se fue apagando hasta que mi tristeza invadía mi ser dejándome vacía, sola y aterrada ante la idea de tener que vivir la vida sin ti. Tu lo eras todo para mi. Siempre te amare.

Me esforcé todo lo que pude, pero tu amor se fue apagando hasta que mi tristeza invadía mi ser dejándome vacía, sola y aterrada ante la idea de tener que vivir la vida sin ti. Tu lo eras todo para mi. Siempre te amare.


Me invade la tristeza al saber que no estás a mi lado para consolarme, para darme un beso y subirme el ánimo, para restablecer mi autoestima, si supieras la agonía que siento al despertar y ver que ya no estás a mi lado, es un dolor que al parecer nunca tendrá fin, pero aún así intento sólo recordar los buenos momentos compartidos y seguir mi vida, ya que no hay mal que dure cien años ni cuerpo que lo resista.

Me invade la tristeza al saber que no estás a mi lado para consolarme, para darme un beso y subirme el ánimo, para restablecer mi autoestima, si supieras la agonía que siento al despertar y ver que ya no estás a mi lado, es un dolor que al parecer nunca tendrá fin, pero aún así intento sólo recordar los buenos momentos compartidos y seguir mi vida, ya que no hay mal que dure cien años ni cuerpo que lo resista.