Casi siempre a las acciones de los malvados las persigue primeramente la sospecha, luego y el rumor y la voz pública, la acusación después y, finalmente, la justicia

Casi siempre a las acciones de los malvados las persigue primeramente la sospecha, luego y el rumor y la voz pública, la acusación después y, finalmente, la justicia


Related Posts



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *