A veces es más fácil confiar en el destino que no hacerlo. Esta confianza, o bien la falta de ella, condicionarán ya tu propio destino.

A veces es más fácil confiar en el destino que no hacerlo. Esta confianza, o bien la falta de ella, condicionarán ya tu propio destino.


Related Posts



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *