Una mujer confiesa toda la verdad a Dios, casi toda la verdad a su confesor, la mitad de la verdad a su amigo y la vigésima parte de la verdad al hombre que ama. Ya veis lo que queda para el que no quiere

Una mujer confiesa toda la verdad a Dios, casi toda la verdad a su confesor, la mitad de la verdad a su amigo y la vigésima parte de la verdad al hombre que ama. Ya veis lo que queda para el que no quiere


Related Posts



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *