Toda virtud tiene sus privilegios: por ejemplo, el de contribuir con su pequeña tea a la hoguera de los condenados.

Toda virtud tiene sus privilegios: por ejemplo, el de contribuir con su pequeña tea a la hoguera de los condenados.


Related Posts



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *