Lo primero que deben preguntarse los que aspiran al poder es si serán capaces de soportar, al mismo tiempo, la adulación, el odio y la crítica a todo lo que hagan

Lo primero que deben preguntarse los que aspiran al poder es si serán capaces de soportar, al mismo tiempo, la adulación, el odio y la crítica a todo lo que hagan