Cuando uno es incapaz de reírse de si mismo ha llegado el momento de que los demás se rían de él.

Cuando uno es incapaz de reírse de si mismo ha llegado el momento de que los demás se rían de él.


Related Posts



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *