Cuando son niños están para comérselos; cuando llegan a mayor se arrepiente uno de no habérselos comido.

Cuando son niños están para comérselos; cuando llegan a mayor se arrepiente uno de no habérselos comido.


Related Posts



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *