Cuando nos abunda la tristeza, nos hacemos débiles y perdemos la cabeza pidiendo por la muerte.

Cuando nos abunda la tristeza, nos hacemos débiles y perdemos la cabeza pidiendo por la muerte.


Related Posts



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *