Bienaventurados los que saben reírse de sí mismos, porque siempre tendrán motivos para el cachondeo.

Bienaventurados los que saben reírse de sí mismos, porque siempre tendrán motivos para el cachondeo.


Related Posts



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *