Una mujer confiesa toda la verdad a Dios, casi toda la verdad a su confesor, la mitad de la verdad a su amigo y la vigésima parte de la verdad al hombre que ama. Ya veis lo que queda para el que no quiere

Una mujer confiesa toda la verdad a Dios, casi toda la verdad a su confesor, la mitad de la verdad a su amigo y la vigésima parte de la verdad al hombre que ama. Ya veis lo que queda para el que no quiere